Etiqueta: galletas

cookies listas para comer

Triunfa con las cookies de chocolate perfectas

Recetas de cookies de chocolate  hay muchas y todas de aspecto suculento, pero nosotros vamos a hacer nuestra propia versión. La verdad es que decir cookies de chocolate es algo redundante porque una cookie siempre es una galleta con trocitos de  chocolate. Sin embargo, como es una receta tan exitosa se han realizado versiones en las que se añaden otros ingredientes y a  veces no llevan su ingrediente estrella. Ahora llamamos cookie a cualquier galleta, cosas de la modernidad. Por eso hay que especificar que las nuestras, efectivamente, son las tradicionales con trocitos de chocolate, cookies, cookies  auténticas. 😉

Ingredientes:

-350 g de harina.

-200 g de mantequilla.

-100 g de azúcar moreno.

-100 g de azúcar blanco.

-2 huevos.

-150 g de trocitos de chocolate.

-1 cucharadita de jengibre.

-1 cucharadita de levadura.

-1 pizca de sal.

Recipientes con ingredientes

 Elaboración:

En primer lugar haremos lo que siempre hay que hacer cuando tenemos harina y queremos preparar algo de repostería: tamizarla. Siempre, siempre, siempre debemos realizar este paso aunque nos dé algo de pereza. De este modo eliminamos cualquier impureza que traiga y además obtenemos una masa sin grumos y más esponjosa en el resultado final. Aprovechamos también para añadir la pizca de sal y la cucharadita de levadura.

A continuación mezclamos en un bol o fuente la mantequilla y todo el azúcar (moreno y blanco). Lo batimos con unas varillas hasta que consigamos una masa untuosa.

Masa de mantequilla con azúcar

Le añadimos los dos huevos y a seguir batiendo.

Masa con huevos

Es ahora cuando os sugiero que le añadáis la cucharadita de jengibre porque así se mezclará mejor y tendremos aroma y sabor a jengibre en todas y cada una de nuestras cookies.

Seguidamente incorporamos la harina poquito a poquito lo que nos ayudará a manejar la masa mucho mejor.

Masa con harina

Ya no os queda más que coger los trocitos de chocolate y mezclarlo todo con suavidad.

Masa con trocitos de chocolate

Os recomiendo dejar la masa en el frigorífico unos minutillos. De esta manera las bolitas de masa, que colocaremos en la bandeja, serán más fáciles de realizar. Aprovechad ese tiempo para encender el horno a 180º y precalentarlo. A nosotros nos gusta utilizar papel vegetal sobre la bandeja, sobre todo porque nos ahorra mucha limpieza después. 😉 Lo untamos con un poco de mantequilla y sacamos la masa del frigorífico.

Para colocar los circulitos o bolitas de masa, ayudaros con un par de cucharas grandes y ya veréis qué sencillo resulta. Con la medida de una cuchara os saldrán cookies más o menos del mismo tamaño. Dejad espacio suficiente entre una y otra porque la masa se expande y así evitaréis que se peguen entre sí.

Galletas en bandeja para hornear

En cuanto tengáis la bandeja dentro del horno estad vigilantes porque se cocinan muy rápido. En 10 minutos podéis tenerlas listas. Como siempre dependerá mucho de la potencia de vuestro horno pero os puedo asegurar que si os pasáis con el tiempo os quedarán demasiado tostadas y se perderán los sabores.

Si veis que se ponen doradas por los bordes ya podéis sacarlas porque están listas. Dejad que se enfríen un poco y pasarla a una rejilla hasta que se enfríen por completo.

Galletas en bandeja horneadas

Os prometo que están deliciosas y en seguida podéis atreveros a realizar vuestra propia versión de cookies, sustituyendo el chocolate por cualquier otro ingrediente. Os saldrán aproximadamente 30-35 galletas.

cookies horneadas y emplatadas

Consejitos para personalizar vuestras cookies:

 

  • Si queréis obtener un aspecto más artesanal en vuestras cookies, en vez de comprar las pepitas de chocolate ya envasadas, elaborarlas vosotros. Resulta además más económico y podéis seleccionar el tipo de chocolate que más os guste. Para los muy chocolateros os recomiendo chocolate negro al 70% y para los menos intensos cualquier tableta de chocolate para repostería de buena marca os vendrá bien.

 

  • Si os gusta arriesgar y combinar sabores exóticos os sugiero que cojáis el molinillo de pimienta y le deis unas cuantas vueltas por  encima de algunas de las cookies, justo antes de meterlas en el horno.  Tendréis un puntito de sabor distinto pero que combina muy bien con el resto de los ingredientes.

 

  •  ¿Queréis hacer un regalo diferente a alguien especial? Comprad alguna caja bonita y empaquetad con estilo estas cookies. Os garantizo el éxito 😉

 

  • Las cantidades de jengibre e incluso de pimienta  son suaves y sutiles, así que si después de vuestra primera hornada os sabe a poco y os apetece añadirle más cantidad de vuestros sabores favoritos, no dudéis, ¡hacedlo!